viernes, 8 de abril de 2016

Distracciones

Quizás deba dejar de programar mis noches y resignarme a aceptar que la magia literaria ya no corre por mis venas. Sentarme frente a la computadora al terminar la cena ya solo me produce la visita de un insomnio bastante vago y distraido, contento con pasear por YouTube tarareando épicas (Y otras que no tanto) epopeyas musicales. Incapaz de imaginarse a Juan pasar por el umbral de su casa, pararse en el medio de la vereda y mirar al cielo. ¿Como imaginarlo mientras Jim Kerr y su don´t you (forget about me) me trae la melancolía de mi gran infancia en los ´80? sobre todo porque Juan no miraba al cielo, Juan miraba a una paloma que se escondía en la copa de un fresno, agazapada entre las ramas, ella también lo miraba a el, y mientras Juan se perdía en su mirada intentando comprender su pensar, yo iba perdiendo mi religión junto a R.E.M. ¿como recordar a Juan mientras creo escucharte reír, cantar y verte intentarlo? Quizás un sorbo de un Johnnie que deje reposando en la mesa de luz me lleven de vuelta a Juan, o a la paloma, o a lo que sea que llevaba aquella historia, pero tantas noches de frustraciones me dicen que que ya no lo haré.