domingo, 26 de agosto de 2012

Piropo



Esta foto fue tomada hace unos días, y la historia empezó la semana pasada, en uno de mis tantos momentos al pedo en el local, mi mente comenzó a divagar, viajando por lugares desconocidos, y a los que me gustaría ir, y de golpe, vino a mi una frase, un piropo, al principio no le di mucha bola, pero poco a poco me fue convenciendo. Modificando algunos detalles, me empezó a gustar mas, y cada vez mas, tanto me atrajo, que planeaba usarlo el sábado, cuando vea a la niña que tanto me atrae. Con el paso de las horas, estaba completamente convencido de que gracias a el, al fin tendría éxito con ella.

Volví a mi casa contento con mi descubrimiento, orgulloso de mi creación, pero la noche es larga, y aburrida, y sin que lo quisiera, las dudas volvieron sobre mí, cuando uno empieza a dudar, las cosas terminan mal, por eso decidí probarlo, utilizarlo antes con alguien y ver su efecto, desesperado prendí la PC, y abrí el msn, creyendo que diciéndolo por Internet, seria mas fácil disimular lo feo, pero no tenia ningún contacto conectado, así que volví a acostarme, postergando la prueba hasta mañana.

A la mañana siguiente luego de bañarme, fui hasta la plaza (En que lugar encontraría mas mujeres que ahí?), Llegue luego de una eterna caminata, la emoción se apoderaba de mí, pero también las dudas, y ya no estaba tan seguro del éxito que pudiera llegar a tener el piropo, aquel que yo había inventado. En esos momentos recordé lo tanto que atraen a las mujeres los niños pequeños, aquellos que aun mantienen la inocencia, convencí a uno que cruce por ahí, para que se lo dijera a alguna dama, con tal combinación tenia ganada la batalla!, por más feo que fuera el piropo, la ternura del niño lo endulzaría.

Probamos con un par de señoritas que allí se encontraban, pero en ningún caso logro salirle bien, siempre cometía algún error, nunca el piropo fue dicho enteramente, igualmente siempre recibía un beso como compensación (Ojala fuera tan fácil para nosotros también!). Tras tantos intentos fallidos, le pedí que primero lo memorizara, que lo dijera tantas veces en voz alta, hasta que lo aprendiera, tenia que salirle sin siquiera pensarlo, tenia que ser algo automático como el "como estas?" que siempre nos sale después del "hola". Así que fue a un rincón a repetir una y otra vez el gran piropo. En mi mente ya me imaginaba el éxito, seria tan popular que todos lo usarían, era mi momento de gloria, y decidí esperarlo sentado en el banco.

Pero nada de eso sucedió, parece ser que en una de las repeticiones, logro salirle entero, de una, sin errores, y por fortuna para él, solo una paloma logro escucharlo...


Esa es la historia del único piropo que invente, y aunque aun lo recuerdo, solo perdura en mi para advertirme y prevenirme, cada vez que decida conquistarte con mi gran romanticismo.


Diez

No todos los días son iguales, algunos son lunes, otros veinte, a algunos ni siquiera los identifico. Hoy fue diez, aunque nadie lo haya dicho, estaba en cada mirada, en cada palabra, siempre fue diez, y todos lo sabíamos. Solo fingimos vivir un jueves de obligaciones y responsabilidades, lleno de excusas para no recordarle a los demás el cumpleaños que no vamos a festejar.

lunes, 13 de agosto de 2012

Oportunidad

Me despedí de ella y salí del bar con la derrota en mis espaldas, levante la mirada y sentí la llovizna congelarme el rostro, me cubrí con la capucha y empece a arrastrar mi autoestima sobre las veredas mojadas. Busque refugio en el bar mas cercano (Aun era temprano para volver a casa), me senté en la barra, pedí un blenders sin hielo y comencé a recordar las secuencias de la noche, recordé que vino a saludarme con una gran sonrisa, que se sentó a mi lado y me contó que una de sus amigas quería estar conmigo, yo sonreí nervioso, mire a su amiga sin demasiado interés y rechace la propuesta sutilmente, me sonrió y volvió despreocupadamente a bailar. Deambule por la pista sin sentido varios temas antes de volver a cruzarla, -¿Por qué no quisiste estar con mi amiga?, me pregunto al verme, -porque prefiero estar con vos-, conteste sin pensarlo, ella retrocedió sorprendida y yo comencé a temblar como un adolescente...

Mi celular vibro en el bolsillo y volví a la realidad, ya no quedaba whisky en el vaso y fui en busca de alguna cara conocida ignorando el sms que acababa de llegar, encontré a marina charlando con amigas, la salude y salimos abrazados del bar, ya nos conocíamos, no necesitaba contarle mi noche, ni engañarla con cursilerias. Al doblar la esquina volví a cruzarme con ella, me miro desilusionada y con lagrimas en los ojos me dijo -Un beso-, y siguió caminando alejándose de mi.

Regrese a mi casa a media mañana, subí a mi cuarto aun con su mirada calándome los huesos y recordé aquel sms que no había leído, busque el teléfono y leí -Dónde estás? volve, te olvidaste algo- junto a su sonrisa.

jueves, 2 de agosto de 2012

Sueño



Anoche soñé con vos... estabas distinta... pero te reconocía lo lejos, eras morocha, y no rubia; llevabas el pelo mas corto, y no acariciaba tu espalda como solía hacerlo, pero seguía siendo tan lacio como siempre, me gustaba el look, y empiezo a extrañarlo. No necesite acercarme mucho para notar que el verde sé había apoderado de tus ojos y que aun así seguías manteniendo esa mirada que tanto me gusta, y tanto me sonroja cada vez que me encuentra...

Anoche soñé con vos.... estabas distinta... tu cuerpo... no era el mismo, llevabas el Jean gastado y la musculosa roja que tantas veces te vi, pero algo había cambiado, la vergüenza me inhibe a seguir detallando. Al alcanzarte y saludarte, note que tus labios, por alguna extraña razón, ya no me resultaban tan tiernos, ni apetecibles, como suele pasarme cada vez que te veo... una simple sonrisa basto para hacerme temblar...

Anoche soñé con vos... estabas distinta... ya no nos separaban millones de kilómetros, por primera vez en mi vida, la distancia entre nosotros era menor ala que realmente existía, y no mayor; Éramos compinches y claramente podía sentir cuanto disfrutabas que sea YO, quien estaba a tu lado...

Anoche soñé con vos... estabas distinta... ¿Soñé con vos?




miércoles, 1 de agosto de 2012

Vida

Segundo relato del día, el primero lo borre, no me gusto, era muy alegre, había un lobo, y yo era una de sus presas, pero no estaba asustado, ni preocupado, al contrario, me reía, saltaba y cantaba con mis amigos, esperábamos al lobo, que aun tenia que vestirse.
Estaba feliz, y hoy no quiero estarlo, por eso lo borre, por eso nunca sabrás de que se trataba. Cerrare los ojos y contare hasta cien, para darle la oportunidad al lobo de esconderse de mí, de mantenerse al acecho, poder observar mis movimientos; Abriré los ojos y sentiré escalofríos ante cada ruido, se me paralizara el corazón con cada sombra que cruce en mi huida, el melón hoy me ha dicho que seré ladrón, y él, mi policía, sentiré en mi nuca su respirar, pero no me detendré, hoy no me atrapara. Sé que si llegara a clavarme sus garras, si pudiera mezclar el veneno de sus uñas con mi sangre, solo necesitare apretar la herida con mi mano para comenzar una nueva casería, para convertirlo en mi presa, porque hoy, jugare en el bosque mientras el lobo esta.